top of page
Carol foto perfil.jpg

Carol Y. Irizarry-Robles, PhD

Editora Boletín Diversidad

Investigadora Auxiliar del Instituto de Investigación Psicológica de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras; directora del Proyecto AHORA, financiado por SAMHSA; instructora certificada de Primeros Auxilios de Salud Mental; psicóloga clínica con práctica privada que trabaja mayormente con personas LGBTQI+; representante en la Caribbean Alliance of National Psychological Associations (CANPA) y en la International Psychology Network for Lesbian, Gay, Bisexual, Transgender and Intersex Issues (IpsyNet) de la American Psychological Association. Fue directora en la Asociación de Psicología de Puerto Rico durante los años 2021 y 2022.

 

carol.irizarry@upr.edu 

Mensaje de la Editora

Personas aliadas: Porque unidus somos más fuertes

          En agosto del 2023, nos enteramos de la triste noticia de una persona aliada que fue asesinada en California en un acto de odio por tener frente a su tienda una bandera de un arcoíris (Goldberg, 2023), símbolo de orgullo de nuestras comunidades LGBTQI+. Laura Ann Carleton era una mujer de 66 años, madre de nueve hijus, quien no se dejó amilanar ante los comentarios de personas que entendían que no debía tener frente a su tienda esa bandera.

          Este suceso nos motivó a dedicar el presente número del boletín a las personas aliadas de nuestras comunidades. Agradecemos a la doctora Zahira Lespier Torres por haber compartido la noticia y sugerido el tema de las personas aliadas como parte de los artículos del boletín, ante lo cual decidimos que es un tema digno no solo de un artículo, sino de ser tema eje del boletín. Muchas personas LGBTQI+ confrontan prejuicios, intolerancia, discrimen, violencia y amenazas a sus vidas y, como hemos visto en este triste caso, las personas aliadas no están exentas de experimentar esto también e incluso morir.  

          Para este número del Boletín Diversidad, contamos en el primer artículo con la contribución del doctor Alfonso Martínez-Taboas, quien estableció el Comité de Asuntos LGBT -ahora conocido como el Comité de Diversidad de Sexo, Género y Orientación Sexual- en la Asociación de Psicología de Puerto Rico. Según nos comparte, enfrentó críticas por esta acción y hasta insultos y amenazas por luchar por la visibilidad de nuestras comunidades en distintos medios. Como bien señala en su artículo, las acciones para visibilizar y defender nuestras comunidades LGBTQI+ forman parte de lo que caracteriza a una persona aliada. Sin lugar a dudas, el doctor Martínez-Taboas ha demostrado con consistencia ser una persona aliada de nuestras comunidades a través de, por ejemplo, numerosos artículos que ha publicado en diversos medios a favor de los derechos y la salud mental de nuestras comunidades, además de la creación del comité, acción que tomó con valentía sabiendo la posibilidad del rechazo de muchas personas y de quizás la mayoría.

          En el segundo artículo, tenemos un hermoso escrito de la consejera en rehabilitación Mariela Santiago Hernández a quien conozco desde hace años como una persona aliada y quien ha dirigido por casi dos décadas un grupo de apoyo para estudiantes de nuestras comunidades LGBTQI+. En su escrito nos relata una historia muy íntima y comparte su desarrollo y evolución como profesional y persona aliada: desde el haber sido objeto de burlas y críticas por ser o tener algo diferente hasta el convertirse en una defensora de la equidad y la aceptación de la diversidad, reconociendo a su vez los errores que, como seres humanos que somos, podemos cometer en el camino.

          Para el tercer artículo, invitamos a la doctora Zahira Lespier Torres quien elabora el tema de las personas aliadas desde la perspectiva de una persona que forma parte de las comunidades, una mujer lesbiana cisgénero. La doctora Lespier nos invita a considerar lo que significa ser una persona aliada y qué características o cualidades desde las comunidades son importantes para considerar a una persona como aliada. Comparte, asimismo, las cualidades que ha observado en aquellas personas cercanas que son aliadas y lo que se siente el tenerles cerca como aliadas.

          Para la sección de Reseña, el doctor Concepción Reyes contribuye con la reseña del libro Comunidades Trans, Cuir y No Binaria: Presencia y Resistencia, otra aportación importante y necesaria a la literatura LGBTQI+ de nuestra isla, liderada por el doctor Miguel Vázquez Rivera a quien le acompaña un excelente equipo editorial. Sin duda, este libro representa un complemento imprescindible para las publicaciones previas de este líder de nuestras comunidades y es una obra que no debería faltar tanto en las colecciones de las comunidades LGBTQI+, como de las personas aliadas y de aquellas que buscan instruirse sobre estas poblaciones poco comprendidas.

 

          En la sección de Investigación, encontramos el artículo de Pedro Mojica-Martínez quien exploró el tema del ghosting en un grupo de hombres gais, tema que resulta interesante explorar toda vez que, con el uso de las redes, es cada vez más común esta práctica que ciertamente puede tener implicaciones sociales y psicológicas para la persona que recibe el ghosting.

          En Voces Estudiantiles, nos acompaña le estudiante Frankie Goitia Beauchamp, quien explica cómo podemos reconocer a una persona aliada de las comunidades LGBTQIA+ y educa sobre cómo las personas en formación para ser profesionales de la salud mental pueden ser aliadas de nuestras comunidades. El boletín culmina con el poema asertivo y contundente de Ángel Gabriel Ro, cuyos versos nos llevan sin tapujos a valorar primero el amor propio antes que el amor a cualquier otra persona. 

          Las personas aliadas ayudan a establecer puentes y a que no estemos solus; ayudan a que sea para otras personas más comprensible lo que es distinto, a que puedan entender que el que seamos diferentes en algún aspecto no nos hace menos humanos ni personas menos valiosas. Mas no es fácil ser una persona aliada. Requiere compromiso, consistencia y mucha valentía. Requiere enfrentar a veces a la mayoría, y puede implicar ser objeto de presunciones, cuestionamientos, burlas, críticas y rechazo. A veces, pueden llegar a ser objeto de violencia, como ocurrió con Carleton. Por ello, es necesario reconocerles. Por ello, doy gracias a todas las personas aliadas que con valentía y firmeza han hecho valer nuestros derechos, que no han callado y han intervenido ante alguna injusticia, que han combatido los prejuicios y el discrimen. Doy gracias a las personas aliadas por su solidaridad y su apoyo mostrados en acciones más allá de las palabras. Esperamos que este boletín ayude a crear consciencia y a cimentar el gran valor que tienen para nuestras comunidades las personas aliadas. En la unión no solo somos más, sino que nos hacemos más fuertes y en esa unión podemos aspirar a construir un mundo más equitativo para todus.

Referencias:

Goldberg, N. (2023, 21 de agosto). A pride flag, an argument and gunfire: The senseless killing of Laura Ann Carleton. Los Angeles Times. https://www.latimes.com/california/story/2023-08-21/a-pride-flag-an-argument-and-gunfire-the-senseless-killing-of-laura-ann-carleton

bottom of page